Buscar en Los ladrillos de Quito

Hotel Quito

Fachada principal del Hotel Quito, hacia la avenida González Suárez.
Imagen: Página web del Hotel.

Dirección: avenidas González Suárez y Orellana
Sector: norte
Año de construcción: 1960
Arquitecto: Charles Mackihamon 
/ Oswaldo de la Torre
Estilo: internacional
Premios: patrimonio de la ciudad
Uso actual: hotelero

Considerado un icono de la ciudad, no sólo por su arquitectura emblemática de mediados del siglo XX, sino por su tradición como el hotel de la ciudad hasta la década de 1980, el Hotel Quito suma a su encanto de antaño la fácil accesibilidad desde la zona financiera al suroccidente, el paisaje natural que lo circunda por el oriente y su ubicación junto a una exclusiva zona residencial por el norte.

Y es que ¿qué quiteño no conoce o ha escuchado del emblemático Hotel Quito?, me atrevo a asegurar que muy pocos, por no decir ninguno. A continuación un poco de su historia.

Historia

Hasta la década de 1950 el área que hoy ocupa el hotel y su zona aledaña era conocida popularmente como La Pata de Guápulo, pues allí inicia el sinuoso descenso al pequeñísimo valle que alberga esta histórica comunidad homónima. Para entenderlo mejor es importante aclarar que en idioma kichwa «pata» significa pie, y «Guápulo» es el nombre de la aldea, hoy constituida como parte de la mancha urbana de la ciudad.

Originalmente el predio de casi tres hectáreas pertenecía al Cabildo de la ciudad de Quito, pero en 1958 fue rematado a la Caja del Seguro, que es como entonces se llamaba el actual Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Dicha adquisición estuvo directamente relacionada con el equipamiento emprendido en la ciudad por el presidente Camilo Ponce Enríquez, para la XI Conferencia Interamericana de Cancilleres que se desarrollaría en 1959 por designación de la Organización de Estados Americanos.

La Conferencia nunca llegó a realizarse, pero varias obras ya iniciadas debieron ser terminadas, como por ejemplo el Edificio de los Espejos de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, el Palacio Legislativo, el Hogar de Estudiantes de la Universidad Central, el pabellón modernista del Palacio de Najas (Cancillería), el antiguo Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, y el Hotel Quito.

Logotipo del hotel como parte de la cadena InterContinental.
Imagen: p
ágina web del Hotel Quito.
La Caja del Seguro, con cuyos fondos se construiría la obra y pasaría a ser su propietaria, encargó el diseño del hotel al arquitecto estadounidense Charles Mackihamon, cuyos trabajos de corriente art-déco son hoy considerados patrimonio de la ciudad de Miami. Mientras que la encargada de la construcción fue la Compañía Mena Atlas, con el célebre arquitecto quiteño Oswaldo de la Torre como director de la obra.

Para un óptimo funcionamiento operativo del hotel, en el que la Caja del Seguro no tenía experiencia alguna, se contrató a la cadena estadounidense InterContinental Hotels & Resorts, que había sido fundada por la aerolínea PanAm en 1946, y contaba con varios establecimientos de lujo en diferentes países, y aún hoy es una de las más importantes del mundo con sus diferentes submarcas. 

La apertura se realizó en el mes de agosto de 1960, con el nombre inicial de Hotel InterContinental Quito, que mantuvo hasta 1982 cuando terminó el contrato, y pasó a ser administrado directamente por el IESS con el nombre simplificado de Hotel Quito. Considerado el primero de cinco estrellas que existió en la ciudad y uno de los mejores de América Latina, el hotel vivió su época de oro mientras se mantuvo bajo la administración de la mencionada cadena InterContinental, hospedando a los artistas, diplomáticos, políticos, hombres de negocios y socialités más importantes de aquellos años.

En el año 1999 el IESS creó la Quito Lindo S.A., que se convirtió en la dueña del 100% de las acciones del hotel, y que en abril del 2010 pasó a ser parte del Banco del IESS (BIESS). Este último decidió la desinversión de acciones el 6 de junio de 2013, mediante su venta en las Bolsas de Valores del país.

En 2014 el hotel registraba 215 habitaciones en funcionamiento, apenas siete menos que el día de su inauguración en 1960. Además, mantenía un balance financiero positivo, una nómina de 264 empleados y su patrimonio sumaba 22,8 millones de dólares americanos, mientras que los activos fijos (terreno, edificio, máquinas, etc) ascendía a 21,5 millones y los activos corrientes a 4 millones adicionales al cierre del año fiscal de 2013.

Finalmente, y por 30,8 millones de dólares, el 21 de abril de 2016 se subastó el hotel a la empresa China Road and Bridge Corporation (CRBC), que no posee experiencia en el mercado hotelero ni turístico pero sí en la contratación pública ecuatoriana. La nueva propietaria ha prometido alianzas con cadenas especializadas para su administración, así como una inversión de 200 millones de dólares para mejorarlo, costo que incluye un proyecto inmobiliario en los terrenos adjuntos.

Arquitectura

Hábilmente vinculada con la ciudad y el paisaje natural, la estructura del hotel es de hormigón armado y responde a la influencia de la arquitectura brasileña de la década de 1950, sumada a los avances tecnológicos de la de 1960. El conjunto, catalogado como patrimonial, se compone de tres pabellones: uno de dos pisos al norte, otro de ocho en el centro y uno tercero de cuatro niveles al sur.

En el tratamiento desde la calle, que vincula icónicamente el edificio con la ciudad, destaca el alarde técnico del llamado paraboloide hiperbólico del acceso, diseñado y construido por el ingeniero  Alejandro Segovia en 1959, y que no formaba parte del diseño original de Mackihamon.

Los jardines y la piscina se ubican del lado oriental del predio, aprovechando el desnivel del terreno que no permite construcciones que obstruyan la privilegiada vista que se tiene de la garganta del río Machángara discurriendo hacia el valle de Tumbaco como su propio marco natural. Especies de flores propias de la ciudad, así como las tradicionales palmeras cococumbi andinas, comprenden la mayor parte del plan de ajardinamiento original que aún se mantiene.

En el pabellón norte destaca la rítmica repetición de los grandes arcos de celosía estilizados y vidriados que alcanzan los dos pisos, donde se encuentra el vestíbulo del hotel con su característica escalera helicoidal central, que le sirve también como conjunto escultórico. La mayor parte de los once salones de recepción se ubican también en este pabellón, y aprovechan los mencionados ventanales para adornarse naturalmente con las panorámicas circundantes.

El pabellón central, mayormente destinado a suites, también alberga en la totalidad del octavo piso al restaurante del hotel, considerado en su época como el más exclusivo de la capital ecuatoriana, y que posee una vista de ciento ochenta grados de la ciudad y la histórica localidad de Guápulo. Finalmente el pabellón sur, que con sus cuatro pisos es el más largo de todos, se extiende en una suerte de zig-zag frente a los jardines y la piscina, y alberga la mayor parte del inventario de habitaciones tipo del hotel.

Un volumen adicional de dos pisos al final del pabellón norte, cegado por el lado de la calle pero con una gran vista hacia el oriente, fue concebido originalmente como casino, y funcionó por varias décadas con gran éxito hasta mediados de los años 1990's en que fue arrendado para discoteca, y en ella se instalaron varios clubes nocturnos muy conocidos por la juventud quiteña. A finales de la década de 2000 fue nuevamente convertido en Casino, pero una ley promulgada en 2011 prohibió estos salones de juego en todo el territorio ecuatoriano, con lo que pasó a ser un salón de recepciones más del hotel.

Galería de fotografías

Construcción del hotel (al fondo), en 1959.
Imagen: página web del Hotel Quito.

Vista del hotel desde el oriente, alrededor de 1965.
Imagen: página web del Hotel Quito.

Ingreso al hotel, en la década de 1980.
Imagen: Organización Docomomo Ecuador.
Vista aérea del predio, alrededor de 2010.
Imagen: Organización Docomomo Ecuador.
Vestíbulo del hotel, con la escalera helicoidal.
Imagen: página web del Hotel Quito.

Área de la piscina del hotel.
Imagen: Diario El Comercio.

Referencias