Buscar en Los ladrillos de Quito

Palacio Landázuri


Dirección: calles Luis Vargas Torres y Francisco de Caldas, esquina
Sector: San Juan (Centro Histórico)
Año de construcción: circa 1930
Arquitecto: Francisco Durini Cáceres
Estilo: historicista (neoclásico)
Premios: -
Uso actual: vivienda y comercio


Historia

Esta señorial mansión, ubicada frente al parque García Moreno y a pocos pasos de la Basílica del Voto Nacional, fue comisionada por el coronel Arquímides Landázuri al arquitecto italo-suizo Francisco Durini alrededor del año 1930, una época marcada por el boom de la arquitectura historicista en la ciudad de Quito.

Su catalogación como palacio viene de un tiempo en que las casas de gran extensión y rica ornamentación eran consideradas como tal. La mansión ha sido residencia de la familia Landázuri desde hace cuatro generaciones, y aún es ocupada para tales fines, constituyendo además un hito arquitectónico en el sector circundante.

Arquitectura

Su primer piso es un basamento de piedra almohadillado, tradicional en las viviendas del Centro Histórico y ocupado por locales comerciales, el mismo que salva el pronunciado desnivel del terreno para la construcción de los pisos superiores en los que se desarrolla la residencia.

La ochava esquinera alberga la puerta principal a nivel de la calle, y jerarquiza todo el conjunto hacia los pisos superiores con un grupo de seis columnas de estilo jónico angular que sostienen la cornisa, enmarcando las ventanas y balcones de los dos pisos, y dan importancia al remate superior de tipo mansarda con verjas de hierro y piezas trabajadas en relieve.

En los cuerpos laterales, menos decorados, los espacios alrededor de las ventanas rectangulares están marcados por remates en arco para el primer piso y horizontales en el segundo. El primer piso exhibe delicados balcones de hierro forjado en todas sus ventanas. Dos torrecillas se levantan en cada extremo del conjunto, rematadas por una balaustrada de moriscos que contrastan con la mansarda central. En años recientes han sido añadidos volúmenes en la terraza, rompiendo con el estilo historicista del palacio, además de escaleras posteriores de metal que producen el mismo efecto.

Galería

Reconocimiento otorgado al coronel Arquímides Landázuri (1924)
Imagen: Archivo Nacional de Fotografía - INPC.






3 comentarios:

  1. Lastima de esos añadidos tan al la como salga sobre el techo. Me pregunto si seria licito mejor expandir la mansarda sobre ambas cubiertas y así dotar de más espacio útil sin recurrir a esos improvisados cuartos que descalifican el inmueble. MFBJ

    ResponderEliminar
  2. para que luzca así: https://scontent-mia1-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xft1/v/t1.0-9/11143362_10153492141672658_5498337781374185364_n.jpg?oh=2f6fae5627f9d309bee45a2a398f1ab4&oe=560E2EEA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría tratarse de una mansarda al menos ornamental que sin duda le aportaría un remate similar a lo largo de toda la fachada, aunque de cierta forma se perdería la concepción original de la jerarquización del edificio hacia la esquina. Personalmente me parece que sería factible, pero no dejo de pensar en el aspecto realmente patrimonial de la fachada porque, a pesar de lo horribles que son, los añadidos pasan casi desapercibidos al encontrarse más adentro de la línea de fábrica.

      Eliminar