Buscar en Los ladrillos de Quito

Casa Mercado Matheus (Hogar Javier)

Fotografía: Diario La Hora.
Dirección: calle García Moreno, entre Sucre y Bolívar
Sector: Centro Histórico
Año de construcción: 1930
Arquitecto: Antonino Russo (atribuido)
Estilo: neoclásico
Premios: ninguno
Uso actual: municipal (acceso restringido)

Historia

Según el historiador José Gabriel Navarro, lo que constituye el gran espacio de intercambio comercial prehispánico que hoy en día asumimos se encontraba únicamente en la actual plaza de San Francisco, en realidad se extendía por toda la cuadra oriental, llegando hasta la calle García Moreno, y por ello no habría datos de asignación de solares en dicha cuadra en los primeros años tras la fundación española de la villa de Quito, en 1534.

Los primeros datos arrojan que en 1635 la casa que hoy ocupa el Hogar Javier fue de la señora Beatriz del Corral, descendiente de uno de los primeros pobladores de la ciudad, En 1685 la casa estaba en manos de Sebastiana del Corral, que ese año declaró los siguientes límites:
  • Al norte la casa del clérigo José de la Chica y Maldonado (actual Museo Numismático y la pequeña casa contigua a éste por el sur) y la iglesia de La Compañía.
  • Al sur y hacia la Reina de los Ángeles (Arco de la Reina), la casa de don Antonio Ormaza Villacís, que se sabe era esquinera hacia la Bolívar.
  • Al frente, don Martín Yerovi y don Alfonso Jijón.
  • Por atrás las casas de Gabriel Montesdeoca y Felipe Orna, cuyos frentes daban a la plaza de San Francisco.

En 1690 la casa pasó a manos de Sebastiana Ruales, que la dejó en 1695 al español Manuel de Olmos Girón, que la certificó como suya en su testamento de 1715.

El 2 de junio de 1824, la casa fue adquirida en remate por Pedro José de Arteta y Calisto, que llegaría a ser presidente encargado de Ecuador entre noviembre de 1867 y enero de 1868. La casa había pertenecido anteriormente a Joaquín Pérez de Anda y Viteri, ex rector de la Universidad Santo Tomás de Aquino y partidario de la Independencia.

Cuando el Dr. Arteta vendió su segunda casa, ubicada en la Bolívar, hacia la plaza de Santo Domingo, el 13 de julio de 1832 ante el notario Mariano Sosa, señaló los siguientes límites para la residencia con la que se quedaba (la que nos compete en este artículo):
  • Al frente las casas del ministro de la Corte Suprema de Justicia, José María Arteta y Calisto, y de los señores Chiriboga.
  • A las espaldas las casas del Dr. Salvador Murgüeitio y de la señora Micaela Álvarez Torres, que tenían frente hacia la plaza de San Francisco.
  • Al sur la casa del señor José Barba y Sánchez y su esposa, doña Ignacia Borja Freire.
  • Al norte la casa de doña Juana Nájera y Villamil, en la esquina de La Compañía.

Según el censo de 1840, la casa seguía perteneciendo a Pedro José de Arteta y Calisto. Poco tiempo después la casa debió ser adquirida por Victor Félix de San Miguel, notable jurista colombiano que la heredó a su hija Teresa de San Miguel Maldonado, misma que el 26 de octubre de 1846 la vendió a Miguel María Bueno y Valdés, vecino por el sur, que en 1840 había adquirido la casa chica de los Barba Borja.

Desde esta época empezó a ser conocida como la "casa grande de los Bueno", pues a comparación de la que habían adquirido a los Barba originalmente, ésta poseía seis ventanas altas y cuatro bajas, con dos puerta de acceso desde la calle. Aquí se tramó el asesinato del presidente Gabriel García Moreno, pues los propietarios eran de una marcada tendencia política liberal, convenciendo al talabartero Faustino Lemus Rayo tras casi un mes de largas y cansadas reuniones nocturnas.

En 1894 la casa poseía cinco tiendas, lo que nos hace suponer que se selló uno de los accesos para convertirlo en espacio comercial:
  • Sastrería de Francisco Calderón, en dos tiendas.
  • Librería de Rafael Cabezas.
  • Dos zapaterías.

A finales del siglo XIX la casa estaba en manos de Simón Alvarado Espinoza, vinculado a la familia Bueno y los anteriores propietarios del inmueble. En 1911 los locales de la calle eran ocupados por la fábrica de gaseosas La Fama, de la familia Guarderas.

Para 1930 la mansión pertenecía a Leopoldo Mercado Gutiérrez y su esposa, doña Ángela Matheus García, que era sobrina-nieta del ex presidente Gabriel García Moreno, quienes comisionaron el rediseño de la fachada neoclásica de los dos primeros pisos que conocemos hasta la actualidad.

Posteriormente, y alrededor de la década de 1950, la propiedad fue adquirida por la orden jesuita para ubicar allí su Hogar Javier, que además de ser residencia universitaria servía como hogar de niños, célebre por ser beneficiarios de la filántropo María Augusta Urrutia, que vivía cruzando la calle.

Los jesuitas ordenaron la reconstrucción del edificio en un estilo moderno al interior, con una estructura de hormigón y amplias áreas de circulación que además aumentaron dos pisos adicionales al inmueble. Sin embargo, en lo que se refiere al exterior, estos cambios procuraron mantener armonía con la fachada historicista original construida por los anteriores propietarios.

Finalmente, a inicios del siglo XXI la casa fue adquirida por el Municipio de Quito, que la ocupa hasta la actualidad para dependencias de algunas de sus secretarías y la estación de la Radio Municipal. A inicios del 2011 el Cabildo incluyó el inmueble en la lista de posibles lugares para atraer la inversión turística, con miras a que alguna empresa pueda convertirlo en hotel.

Galería

Vestíbulo de ingreso, en el primer piso del edificio.

Escalera del primer al segundo piso del inmueble.

Escalera del primer al segundo piso del inmueble.

Rellano de ingreso al segundo piso del edificio.

Patio interior del edificio, reconstruido íntegramente en la
época de los jesuitas.

Último tramo de la Gran Escalera, hacia la terraza
del cuarto piso del inmueble.

Biblioteca del antiguo Hogar Javier.

Oficinas hacia la fachada de la calle, se puede observar cómo
mantuvieron las ventanas originales diseñadas a inicios del siglo XX.

Terraza posterior del edificio.

Terraza delantera del inmueble.


Imágenes: Propias.

Referencias