Buscar en Los ladrillos de Quito

Casa Cornejo Cevallos


Dirección: calles García Moreno y Sucre, esquina
Sector: Centro Histórico
Año de construcción: siglo XVI (original), 1863 (actual)
Arquitecto: Jean Baptiste de Mendeville
Estilo: neoclásico
Premios: Patrimonio de la ciudad
Uso actual: comercial y de servicios


Historia

A mediados del siglo XVI el terreno era ocupado por los primeros jesuitas que llegaron a la ciudad de Quito, quienes levantaron allí un colegio, una escuela de primeras letras, una pequeña residencia y una iglesia provisional dedicada a San Jerónimo, mientras buscaban una mejor ubicación para establecerse definitivamente. En la década de 1560 los jesuitas intercambian edificios con el obispado de Quito, por lo que obtienen los terrenos occidentales de la calle de las Siete Cruces y contiguos a la Plaza Grande por el sur (actual convento e iglesia de La Compañía), donde funcionaba el Seminario diocesano de San Luis que se les había encargado regentar.

La primigenia casa jesuita fue convertida entonces en el nuevo Seminario Mayor San Luis bajo el auspicio del obispado. En 1786 la casa fue convertida en hospicio para las tropas que habían desocupado a los jesuitas de sus tierras en El Panecillo, y el seminario se mudó al convento de La Compañía.

A mediados del siglo XIX la casa original fue vendida a José Cornejo Ribera y su esposa Dolores Cevallos Acosta, quienes la derrocaron en 1863 y contrataron a Juan Bautista Washington de Mendeville para construir la actual, Mendeville era cónsul de Francia en Ecuador pero también entendía de arquitectura y construcción, por lo que desarrollaría varios proyectos arquitectónicos al inicio de la República. En 1911 la casa fue heredada por Dolores Cornejo Cevallos y luego por Rafael Vásconez Gómez, por lo que también es conocida como Casa Vásconez Gómez.

Arquitectura

La casa ocupa una superficie considerable, con su frente más largo hacia la calle Sucre y el
ingreso principal frente a la iglesia de la Compañía, en la García Moreno. Se desarrolla en dos niveles alrededor de un patio y un traspatio. Lo más interesante de la casa es la decoración en planta alta de las ventanas con balcón y de las puertas interiores: el vano rebajado, coronado por un querubín
desnudo que se encuentra sentado sobre la clave y con su miembro erecto, y una guirnalda que cae a los lados del marco exterior. La planta baja, probablemente transformada por las diversas adaptaciones para dar amplitud y comodidad a las tiendas, no mantiene una decoración acorde con la descrita.

La fachada se cierra con una cornisa continua y sobre ella una balaustrada que, a manera de acroterio, oculta la cubierta de teja. El patio conserva su estructura original con columnas ochavadas de piedra y arcos rebajados, aunque varios intercolumnios se han cerrado para ampliar el área útil de la casa. Amplios corredores se desarrollan en la planta alta, cerrados con celosías con carpintería de líneas art-nouveau entre los pies derechos de madera de sección cuadrada, con una elaborada zapata. También se ha cerrado la azotea frente al zaguán de ingreso con la misma carpintería, pero aún se mantiene bajo ella la balaustrada original.

Galería