Mansión Moss Ferreira

Fachada principal de la Mansión Moss Ferreira. Imagen: recopilación de Luis Dueñas.

Dirección: avenida 12 de octubre, entre Francisco Salazar y Coruña
Sector: La Mariscal
Año de construcción: circa 1955
Arquitecto: desconocido
Estilo: historicista (neocolonial)
Uso actual: residencia diplomática

Historia

La mansión en la década de 1970.
Imagen: recopilación de Luis Dueñas.
Construida alrededor de 1955 por Richard Moss Howard y su esposa, la dama paraguaya María Stella Ferreira. Moss era un empresario extranjero llegado a Ecuador en 1953, que hizo fortuna gracias a la venta de cajas registradoras mecánicas y electromecánicas para bancos, y que en la década de 1970 diversificó el negocio constituyéndose como el líder de software informático para instituciones financieras mediante la marca Cobiscorp.

Aquí vivirían Moss y Ferreira junto a sus hijos, alternando temporadas con las propiedades familiares rurales como la hacienda ganadera Estancia María Stella, en Cojimíes (Manabí). En la década de 1970 la mansión fue arrendada a la embajada de Uruguay, luego de lo cual volvió a ser habitada por la familia hasta la actualidad, que es considerada residencia diplomática debido al cargo de Moss como cónsul honorario de la República del Paraguay.

Arquitectura

La Mansión Moss Ferreira en 2014.
Imagen: Google Street View.
La casa está implantada en el centro de un gran terreno sobre la avenida 12 de Octubre, y es parte de una serie de grandes mansiones construidas en el sector durante las décadas de 1940 y 1950. Rodeada de jardines, la casa se emplaza a una altura mayor del nivel de calle debido a la inclinación natural del terreno, que crece hacia el oriente, y que a su vez facilita la visibilidad del conjunto desde afuera del muro perimetral.

El estilo de la mansión responde a la corriente neocolonial de la arquitectónica historicista, popular en la época en que fue levantada y que buscaba revalorizar las edificaciones coloniales de toda Latinoamérica, inspirándose sobre todo en los grandes monasterios, iglesias y haciendas. Así, la casa de la familia Moss Ferreira incorpora en sus tres niveles ventanas triforadas, ajimezadas y de vanos rectangulares, algunas separadas entre sí por columnas toscanas.

El cuerpo principal se encuentra al centro del edificio, jerarquizado visualmente por un pórtico techado en el primer piso desde el que se accede a la puerta principal de la mansión. Barandillas de hierro forjado, otro detalle de la corriente neocolonial, se conjuga con las paredes blancas y sencillas que rematan en un tradicional techo de teja española, del que sobresalen algunas chimeneas.

Galería

Richard Moss Howard, el propietario original
de la mansión, junto a Blasco Peñaherrera Solah
durante la entrega de la medalla "Al mérito comercial
Manuel Jijón Larrea", de la CCQ, en el año 2012.

1 comentario:

  1. Tuve la suerte de comprarle el auto volvo al Sr Moss.

    ResponderEliminar