Castillo Faride

El Castillo visto desde la esquina diagonal de la avenida 6 de Diciembre y Veintemilla.
Imagen: Google Street View (2014).

Dirección: avenida 6 de Diciembre, entre Veintemilla y Baquedano
Sector: La Mariscal
Año de construcción: circa 1935
Arquitecto: Rubén Vinci Kinard
Estilo: ecléctico (neocolonial, art-nouveau, neomudéjar)
Uso actual: comercial

Historia

El Castillo alrededor de 1980. Imagen: colección personal.
La construcción de la casa fue ordenada alrededor del año 1935 al diplomático y arquitecto mexicano Rubén Vinci Kinard por el migrante libanés José Chemali Kalifé, y fue nombrado como Villa Faride en honor a su madre. Aquí vivió Chemali junto a su esposa de apellido Tapia y sus hijos.

En la década de 1960 abrió en parte de la planta baja un local de muebles metálicos de nombre Ferrotecnia, propiedad de la familia Fierro Romo, que  por largos años constituyó uno de los negocios más tradicionales de La Mariscal y luego se trasladó a otro local más al norte, sobre la misma avenida 6 de Diciembre.

La mansión fue vendida en la década de 1980, cuando la familia se mudó al Valle de Los Chillos. Los nuevos propietarios tugurizaron la casa con fines comerciales, alquilando la planta baja para un bar de música rock, mientras que la planta alta se convirtió en una casa de tolerancia cuyo ingreso se hacía por la calle Baquedano. En la actualidad se sigue arrendando con fines comerciales.

Arquitectura

Detalle del volumen esquinero de la casa. Imagen: propia.
La morfología de la cuadra hace que el predio ocupe todo el extremo oriental de la misma, entre las calles Veintemilla y Baquedano, con su frente principal hacia la avenida 6 de Diciembre y dos ingresos laterales por los extremos antes mencionados. El lenguaje ecléctico responde con las características de las construcciones del mexicano Rubén Vinci Kinard, en la que mezcla el art-nouveau imperante en el mundo latinoamericano durante la década de 1930, con otras corrientes del historicismo, en este caso el neocolonial y neomudéjar.

El inmueble presenta dos niveles principales, altillo y un semi-sótano, este último ocupado tradicionalmente para las cocinas, bodegas y habitaciones de la servidumbre. El primer piso posee tres ingresos como se ha mencionado, pero el principal se encuentra bajo un porche que sostiene un balcón en el segundo piso. En él se desarrollan los salones de gala como sala, comedor, biblioteca y sala de fumar, todo ricamente decorado con molduras de yeso y detalles de madera de caoba.

El segundo nivel, que es donde se desarrollaba la vida íntima de la familia Chemali, posee varias habitaciones y una sala familiar. El tercer piso o altillo, que le confiere su especial presencia urbana a la casa, está conformado por tres habitaciones y el torreón característico de la esquina, que remata en una corona de estilo medieval de las que se pueden apreciar en los castillos europeos, y por ello la casa es conocida entre los quiteños con esta denominación.

Los jardines de época se han mantenido y abrazan la propiedad por tres de sus lados, mientras que el trasero está adosado a la casa contigua por el occidente. También se conservan el cerramiento perimetral original así como las barandas de hierro caprichosamente trabajadas en estilo art-nouveau.

2 comentarios:

  1. Gracias Héctor, siempre es pleno leer y conocer más de los palacios de Quito, uno ama lo que conoce y es importante seguir disfrutando de toda la arquitectura quiteña, mezcla de muchos estilos. Y sobre todo cuidar para qué no se pierdan . Saludos

    ResponderEliminar
  2. que alegría leer sobre la historia de Quito...a lo largo de todo el sector hay verdaderas joyas arquitectónicas lastimosamente no todas tan bien cuidadas

    ResponderEliminar