Estación de Bomberos Nº1

Fachada del edificio (2014). Imagen: Google Street View.

Dirección: Ignacio de Veintimilla, entre Reina Victoria y Juan León Mera
Sector: La Mariscal
Arquitectos: Alfonso Calderón Moreno y Edwin Adler
Año de construcción: 1947

Estilo: racionalista 
Uso actual: Comandancia General de Bomberos

Historia

El Cuerpo de Bomberos de Quito había sido creado el 19 de julio de 1921, época en que la sede de la institución se encontraba en un local arrendado de las calles Rocafuerte e Imbabura del Centro Histórico, mientras que los ejercicios bomberiles se realizaban en las plazas de Santo Domingo y San Francisco. Varios años más tarde ya se había organizado correctamente la institución y para 1944 el coronel Martín Reinberg era nombrado el primer jefe oficial de Bomberos.

Luego de haber inaugurado dos estaciones adicionales en los barrios Larrea y La Loma Grande, el coronel Reinberg adquirió a bajo precio los terrenos de la que se convertiría en la Comandancia General de los Bomberos, ubicada en el ya casi consolidado sector de la Ciudadela Mariscal Sucre, hacia donde acertadamente se preveía que crecería la ciudad con gran rapidez.

El diseño y construcción del edificio fue encargado al arquitecto checoslovaco Edwin Adler y al ingeniero quiteño Alfonso Calderón Moreno, quienes entregaron la obra en el año 1947, haciéndose acreedores al Premio Ornato que otorga el Municipio de la ciudad a las mejores construcciones de cada año en la ciudad de Quito.

El inmueble ha permanecido hasta la actualidad en manos de la misma institución y utilizado para los mismos fines que fue concebido, convirtiéndose en un ícono no solo del sector sino de la ciudad en general. El cuerpo de emergencia que lo ocupa tomó el nombre del coronel Martín Reinberg en honor al primer jefe de la institución.

Arquitectura

La Estación de Bomberos Nº1, circa 1950.
Imagen: Archivo del Cuerpo de Bomberos de Quito.
El edificio de tres pisos está implantado en un terreno a mitad de la manzana, con su frente hacia la calle totalmente abierto para permitir la salida rápida de las unidades bomberiles. El lenguaje racionalista prima en la mayor parte del diseño tanto exterior como interior, convirtiéndolo en una construcción de líneas rectas y espacios funcionales bien iluminados.

Sin embargo lo anterior, en la fachada se pueden apreciar detalles característicos del neocolonial como el techo de teja española, las portadas de piedra en las puertas de ingreso, la ventana triforada de vanos rectangulares en el segundo nivel y el uso de piedra en el basamento.

Esta mezcla se debe a que Edwin Adler fue parte de la ola de arquitectos checoslovacos que llegaron a Quito huyendo de la Segunda Guerra Mundial, y que introdujeron la arquitectura modernista en la ciudad. Por otro lado, Calderón Moreno se había convertido en el principal exponente de la corriente historicista neocolonial en la ciudad, por lo que la combinación de ambos estilos en los edificios que construyeron juntos resultan únicos dentro de la corriente racionalista.

Galería

Prácticas bomberiles en el terreno posterior, circa 1950.
Imagen: Archivo del Cuerpo de Bomberos de Quito

Muestra de nuevos uniformes en el terreno posterior, circa 1950.
Imagen: Archivo del Cuerpo de Bomberos de Quito

Entrenamiento físico en el terreno posterior, circa 1950.
Imagen: Archivo del Cuerpo de Bomberos de Quito

No hay comentarios.:

Publicar un comentario