Villa Cecilia

Fachada principal de la casa, hacia la calle Jorge Washington. Imagen: propia (2015).


Dirección: calles Ulpiano Páez y Jorge Washington, esquina
Sector: La Mariscal
Año de construcción: 1934
Arquitecto: Pedro Pinto Guzmán
Estilo: ecléctico (art-nouveau, neomudéjar, neocolonial)
Premios: -
Uso actual: oficinas del Estado


Historia

La casa perteneció al otavaleño Pedro Pinto Guzmán, y a su esposa quiteña Cecilia Rubianes Vargas, esta última de quien la propiedad tomaría el nombre. Pinto fue ministro de Educación y director de algunas empresas municipales y estatales, además de miembro de la comisión que estableció de manera definitiva los límites con Colombia.

Como ingeniero que era, Pinto decidió diseñar su propia vivienda de acuerdo a las necesidades y gustos de su familia, así que después de vender la villa que venía levantando al otro lado de la calle Páez, en 1934 inició y terminó la construcción de su hogar definitivo. Al año siguiente fue llamado por el Municipio para construir la base del monumento a Simón Bolívar que se encuentra en el extremo sur del parque La Alameda, cuya escultura debió armar cuando esta llegó a la ciudad desde Francia.

En esta casa habría crecido (pero no nacido) Pedro Pinto Rubianes, vicepresidente de la República entre 2000 y 2003, durante el Gobierno de Gustavo Noboa Bejarano, quien era hijo de los propietarios originales del inmueble.

La mansión pasó a manos del Estado alrededor del año 1995, y en ella funcionó por largos años una guardería del Ministerio de Bienestar Social. Posteriormente fue restaurada y en la década de 2010 pasó a ser ocupada por oficinas del Ministerio de Inclusión Económica y Social.

Arquitectura

Implantada en medio del terreno, es una de las pocas villas del sector que aún conserva sus jardines y espacios verdes. Su estilo arquitectónico predominante es el art nouveau, aunque también posee importantes detalles de las corrientes historicistas como el neomudéjar y neocolonial. La casa se distribuye en tres pisos, posee techos de teja española, y elaborados detalles sobre todo en los vanos de ventanas y puertas, que están ricamente decorados con arabescos.

Las ventanas con forma de herradura y detalles en relieve se han dispuesto en la fachada de la puerta, confiriendo al conjunto una jerarquía hacia la calle Jorge Washington; mientras que los arcos de medio punto, agrupados en número de tres, se disponen mayormente en el resto de fachadas.

Galería

Vista esquinera de la casa.
Imagen: propia (2015)

Ingreso a la mansión, visto desde la esquina.
Imagen: propia (2015).

Puerta de ingreso a la casa, desde la calle Washington.Imagen: propia (2015).

Detalle de la fachada principal terminada en torrecilla.
Imagen: propia (2015).

2 comentarios:

  1. Muy interesante blog, me ha encantado poder leer algunas historias de muchas hermosas piezas arquitectónicas de Quito de las cuales siempre me pregunté su origen, es posible quizás realices una entrada sobre "la casa 1 000 de La Floresta"? Éxitos!

    ResponderEliminar
  2. Muy enriquecedor para quienes amamos Quito, me es muy interesante conocer lo que guardan los ladrillos de Quito.

    Cecilia Játiva

    ResponderEliminar