Buscar en Los ladrillos de Quito

Palacio Samaniego (Teatro Capitol)



Historia

El sitio que hoy ocupa el Palacio Samaniego, conocido actualmente como Teatro Capitol, comienza su historia como sitio de importancia en la ciudad de Quito a inicios del siglo XX, cuando fue una plaza de toros.

De nombre Guangacalle, que en quichua significa “calle de la trenza”, la plaza fue el segundo escenario taurino de la ciudad y abrió sus puertas el 11 de junio de 1905. Ubicada sobre la vía que por entonces se denominaba Chili, su diseño seguía el de la plaza de Aranjuez y tenía capacidad para 1500 personas.

En 1910 se construye en su lugar el Palacio Samaniego, una residencia particular de la familia con apellido homónimo, y cuya fachada se conserva hasta el día de hoy. En 1933 los nuevos dueños del palacio, de apellido Cadena, inician la reconstrucción interna del edificio para convertir las estancias palaciegas en el escenario de teatro y cine que actualmente conocemos.

El palacio debe su fachada a Giacomo Radiconccini, un destacado exponente de la arquitectura italiana en Quito durante la primera mitad del siglo XX, quien utilizó el estilo neorenacentista para la mansión encargada a él por la familia Samaniego. Este estilo llamado “italianizante” da prioridad a la fachada, la cual confirió siempre su imagen al inmueble.

El Palacio Samaniego es convertido en teatro en 1933 según el diseño de Antonino Russo, uno de los arquitectos extranjeros que definieron el paisaje urbanístico de Quito de los años 30, durante un período en que la ciudad sufrió su primera gran expansión hacia la periferia, y el boom de la arquitectura historicista y ecléctica. La transformación del palacio a escenario teatral coincide con el desarrollo del barrio de La Alameda y su necesidad de servicios públicos, sociales y culturales.

En las décadas siguientes, con la creación de numerosos teatros y cines en la ciudad, la importancia del Capitol fue decreciendo. Habiendo pasado por varios propietarios, el teatro cesó sus exhibiciones cinematográficas cuando el inmueble fue vendido a la Iglesia Universal del Reino de Dios en 1999, y sus instalaciones fueron adaptadas para este nuevo propósito.

Arquitectura

En el cuerpo principal de la fachada, hacia la avenida Gran Colombia, el palacio cuenta con espacios semi-abiertos en los dos primeros niveles, lo que posibilita tener una segunda fachada, que constituye la característica principal del edificio. Desde el ingreso exterior se accede a un elegante vestíbulo que acoge y conduce a los espectadores hacia la platea principal del teatro y un bloque de escaleras por las que se puede llegar al foyer y el balcón del segundo piso. Finalmente se llega a la platea principal, donde mediante escaleras laterales se puede acceder a los niveles superiores del teatro.

El foyer de doble altura, que constituye el elegante punto de encuentro entre actos, está ubicado en donde antaño fueron los salones de honor de la familia Samaniego, con vista hacia el parque La Alameda. Posee un característico entrepiso de vigas de madera recubiertas por duelas, decoraciones de yeso doradas y una serie de espejos en varios vanos de las paredes.

Galería

Maqueta del Palacio Samaniego, por la arquitecta Pamela Caldas (2012).




























Palacio Samaniego durante la recuperación.





















































Teatro Capitol en la década de 1990.
















Fuentes:
  • Escuela de Artes Escénicas vinculada al proyecto de intervención del Teatro Capitol (investigación de tesis). Caldas Hidalgo, Pamela. Universidad Internacional SEK, 2012.
  • http://www.patrimonio.quito.gob.ec/index.php/obras-y-eventos/obras/teatro-capitol
  • http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/el-teatro-capitol-en-terapia-intensiva-349562.html
  • http://www.ppelverdadero.com.ec/mi-quito/item/un-ano-para-rehabilitar-el-teatro-capitol.html
  • http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101517420/-1/El_Capitol%2C_por_fin_a_restauraci%C3%B3n_.html#.UtrIF9Lv7IU