Buscar en Los ladrillos de Quito

La Virgen de Quito (o del Panecillo)



La Virgen de Quito, popularmente conocida como Virgen del Panecillo, es uno de los monumentos más emblemáticos de la capital ecuatoriana, que con sus 30 metros de alto (sin contar la base, con la que alcanza 41m) es considerada la estructura de aluminio más alta del mundo y ocupa el lugar #58 entre las estatuas más altas del planeta, incluso por sobre el Cristo Redentor de Río de Janeiro.


La escultura de Legarda
Para introducirnos en la historia de este ícono de la ciudad, debemos remontarnos al siglo XVIII, cuando la Escuela Quiteña era una de los semilleros de arte más importantes no solo de América sino del mundo. Docenas de artistas, especialmente de raza indígena o mestiza, se especializaban en los talleres de los conventos, o de los grandes maestros que décadas antes se habían formado también allí, para luego seguir nutriendo la fama de la Escuela que, muy trágicamente, se apagaría durante la época de las revoluciones independentistas y nunca más volvería a cobrar la importancia de antaño.

Bernardo de Legarda era uno de aquellos maestros mestizos que hicieron brillar el arte quiteño, engalanando con sus trabajos (o muchas veces simples reproducciones de ellos) retablos de todo el mundo. Se había dado a conocer en 1731 con su primer trabajo importante, restaurando una imágen de San Lucas para la iglesia quiteña de Santo Domingo, y desde entonces empezó a ser bastante solicitado por su impecable trabajo.

Iconografía de la Inmaculada.
En 1732 fue contratado por los padres franciscanos, quienes deseaban una imágen de la Virgen de la Inmaculada Concepción para uno de los retablos de las capillas laterales de la monumental Iglesia que regentaban en la ciudad de Quito. Legarda, consciente de que difícilmente podría crear una iconografía propia con una imágen tan tradicional como la de la Inmaculada (aquella que no carga al niño, porque apenas está por concebirlo por obra y gracia del Espíritu Santo, y cuyos colores son siempre el blanco y el azul real), nunca pensó siquiera en que lograría la obra más representativa de la escultura de todo un país.

Poniéndose manos a la obra, tomó una pieza de madera de aproximadamente 60 centímetros porque, como he dicho, no pensaba que crearía su obra maestra. La imágen tallada por Legarda tenía sus antecedentes en esculturas españolas del siglo XVII, pero en esa costumbre de los artistas quiteños de enriquecer y barroquizar todo, llenándolo de adornos que representaban la comunión de las culturas indígena y española, logró crear una Virgen que casi parecía moverse, graciosa, dinámica y a la vez serena. El detalle tan peculiar de las alas, que no se había visto en ninguna Virgen creada antes, obedecía al pensamiento de Legarda de que si no las ponía, sus santos no podrían llegar al cielo.

La Virgen representaba la Inmaculada Concepción, como era lógico pues ese había sido su encargo; pero también representaba la asunción al cielo, detalle expresado con las alas; y también el triunfo de la iglesia sobre el pecado, representado por la serpiente que es aplastada por la Virgen con sus pies mientras la mantiene atada con una cadena.

Virgen de Legarda, o de Quito.
Al ver la imágen terminada, los franciscanos quedaron maravillados por la belleza de la pequeña escultura, tanto que la colocaron en el altar mayor de su monumental iglesia (y que él mismo había construido), donde se la puede apreciar hasta el día de hoy. Los quiteños pronto se sintieron atraídos por la singular belleza de la Inmaculada que Legarda había logrado; comenzó a ser conocida popularmente como la Virgen bailarina, por su sensación de movimiento, y como la Virgen alada, por esa peculiar adición que le había hecho el maestro Legarda. En pocos años se volvió tan famosa que pronto empezaron a hacerse réplicas de la misma para la gente más pudiente de la Real Audiencia. Había nacido una leyenda: Bernardo de Legarda.

La fama de la Virgen alada traspasó las fronteras y se solicitaron réplicas desde Europa, donde pasaron a adornar Palacios y Catedrales. La más afamada de estas réplicas (y una de las más grandes) fue realizada por el mismo Legarda, y fue llevada a Popayán (actual Colombia), donde hasta el día de hoy se encuentra en la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción.

Personalmente pude ver esta escultura de muy cerca, durante la exposición "Esplendor del Barroco Quiteño", que se llevó a cabo en el mes de Agosto del año pasado (2011) en el Convento de Santa Clara, que abría sus puertas por primera vez en más de 300 años para albergar tan magnífica muestra del arte que un día dió fama mundial a esta ciudad ecuatoriana. En verdad hechiza el verla, en su pequeño ta,año es tremendamente detallada y los movimientos que parecen verse en su ropaje atrapan la atención al instante.

La colina de El Panecillo
Esta pequeña elevación, enclavada en medio del valle de Quito, ha sido desde tiempos inmemoriales el centro neurálgico de la vida humana en la región. A su llegada a Quitu, los españoles no encontraron más que cenizas de lo que fue la segunda capital del Tahuantinsuyo; sin embargo también notaron que la colina, conocida como Shungoloma era un lugar estratégico en el valle del Pichincha, por lo que asentaron la ciudad españolizada de Quito junto a la colina y bautizaron a esta peculiar elevación con el nombre de "Panecillo" por su parecido con un pan pequeño.

Algunas crónicas de la conquista sostienen que en el cerro había un templo dedicado al Sol, pero en la actualidad no existe vestigio alguno en el lugar que respalde su existencia.

Durante toda la época colonial el Panecillo marcó el fin de la ciudad por el extremo sur, y por ello los viajeros que llegaban desde ciudades como Ambato, Guayaquil, Latacunga, Lima o Cuenca sabían, al divisarlo, que su llegada a Quito era cuestión de un par de horas nada más. El cerro tenía una parte boscosa, en especial en el costado sur.

Los españoles construyeron una fortificación en lo alto de la colina, que era la sede de la guarnición militar quiteña. La fortaleza permitía vigilar el norte y el sur, por lo que estaba provista de cañones. Durante la guerra entre españoles y criollos de 1811-1812, el Panecillo fue escenario de un feroz combate entre las fuerzas realistas de Toribio Montes y Sámano, y los patriotas comandandados por Carlos de Montúfar y otros defensores del Estado de Quito que se negaba a someterse al representante de Napoleón.

En 1822, durante la Batalla del Pichincha, el fortín del Panecillo sirvió de puesto de comando de los españoles, quienes inclusive hicieron fuego de artillería contra los patriotas, que habían ascendido la falda del cercano volcán Pichincha. Al ser derrotados, los españoles se refugiaron en el fortín. Sucre, para evitar el sangriento asalto al emblemático cerro, envió un emisario a Aymerich para que capitulara, cosa que el capitán general español aceptó.

Varias construcciones particulares, como la Mansión Bellavista, se levantaron a lo largo del siglo XIX y XX en el Panecillo y sus faldas, tanto norte cuanto sur, pero el terreno de la cúspide se mantuvo sin edificar tras la demolición de la antigua fortaleza colonial.

La Virgen del Panecillo
A pesar de que la idea de coronar la colina de El Panecillo con un monumento divisable desde toda la ciudad se había planteado desde la década de 1950, fue recién en 1969 que estos planes se concretaron. La comisión municipal designada para esta empresa escogió, tras meses de deliberación, a la Virgen de Legarda para ser representada allí y convertirse en un icono de Quito. Dicha elección correspondió a la importancia histórica de la pieza de arte frente a otras propuestas, menos representativas; además de que una escultura de connotación católica complementaría perfectamente la vista desde la Basílica del Voto Nacional, en cuya fachada se encuentra el Corazón de Jesús, abierto y sin vitrales, como una ventana hacia El Panecillo.

En 1971 se colocó la primera pieza del edificio base de hormigón sobre el que descansaría más tarde la estatua, tras muchos contratiempos económicos causados por el revestimiento de piedra volcánica que decidieron para su terminación, este se terminó a inicios de 1974. Se procedió entonces al ensamblaje de las 7400 piezas de aluminio que conformaban la estatua, que había sido diseñada por el español Agustín de la Herrán Matorras en Madrid, para luego ser trasladada por barco hasta Ecuador.

Armar las más de 7 mil piezas fue toda una odisea, como si de un enorme rompecabezas se tratase, aunque al menos cada pieza estaba numerada tal como podemos apreciar hoy en día cuando entramos a la cápsula del globo terráqueo que conduce al mirador. Finalmente la escultura fue terminada un año después, e inaugurada con la presencia de autoridades locales, nacionales y eclesiásticas el 28 de marzo de 1975.

Además de su nombre popular de Virgen del Panecillo, el monumento es también conocido como Virgen de Quito, con el que es conocida por los expertos del mundo, y también Virgen del Apocalípsis; este último basado en el parecido de la imagen con la representación de la mujer que aparece en el libro final de la Biblia Católica, por lo que en la base de hormigón se encuentra una placa nombrada "La Mujer de la Apocalipsis (Cap 12)" escrita por el Padre Jesús Rigoberto Correa Vázquez la cual dice:
"¿Quién es esta mujer, de sol vestida, reina, de doce estrellas coronada, portentosa señal, airosa, alada, que al firmamento se remonta erguida? ¿Quién es esta mujer engrandecida, que a sus plantas la luna ve postrada, mantiene a la serpiente encadenada y entre todas es la única escogida? Es María, la Virgen, la esperanza mostrada, en el edén, a cielo y tierra, en quien Dios se encarnó y entró en la historia. Es la Madre de Dios, flor de la alianza, la mujer fuerte que al infierno aterra, la esclava del Señor, la asunta a gloria."
  

1 comentario:

  1. Muy enriquecedor el reportaje sigan adelante..
    Que maravilla de monumento verdaderamente hermoso

    ResponderEliminar